Noviembre 2012


                           Noticias de la Asociación Zen Internacional

                                Fundador Maestro Taisen Deshimaru


                          EDITORIAL

Queridos amigos,


Al comenzar este editorial mi primer pensamiento se dirige a Liliane Najar que nos dejó a finales del mes de agosto. Dos testimonios, uno de Raphaël Triet y otro de Laure Scemama, le rinden homenaje en las páginas que siguen. Liliana nos acogió a muchos de nosotros cuando llegamos por primera vez a la práctica. Personificaba la aventura que fue la implantación del zen en Europa, la llegada del maestro Deshimaru, el dojo de Pernety, la creación de la Asociación, el desarrollo de la Gendronnière, el calor de la Sangha. Se ha marchado el mismo año que Jean Baby. Jean que también contribuyó con fuerza a la implantación del zen al fundar el dojo de Estrasburgo y participar en la creación de la sangha inglesa de la AZI.

Durante la conmemoración del trigésimo aniversario de la desaparición del maestro Deshimaru, en mayo pasado, una de las ceremonias se dedicó a todas las personas con las que nos hemos relacionado en la Vía y que han fallecido. Era una forma de expresar nuestra gratitud hacia todos nuestros amigos de bien y de indicar que la gran Vía engloba la vida y la muerte, nosotros y los otros, el despertar y la ilusión.

De todas formas, cultivar este sentimiento de gratitud es, en mi opinión, una cualidad inestimable, lo que no significa, sin embargo, caer en el sentimentalismo, incluso si los recuerdos hacen brotar legítimas emociones, sino, al contrario, intentar estar a la altura, en la medida de lo posible, de aquellos que nos han precedido. Este sentimiento de gratitud, si no quiere quedarse en un vano agradecimiento, debería traducirse en una indispensable exigencia como la que manifestaron los antiguos, para perpetuar su obra para el bien de la mayoría.


Os deseo un excelente fin de año.


                                                                             Pierre Dôkan Crépon Presidente de la AZI





La Gendronnière Celebración del nombramiento del nuevo abad de la Gendronnière –

el 11 de agosto de 2012

El 11 de agosto de 2012 tuvo lugar en el templo de la Gendronnière la ceremonia de entronización del nuevo abad, Raphaël Dôkô Triet. Como se había decidido, la función de abad de la Gendronnière se renueva cada tres años y el Consejo Espiritual nombró a Raphaël Dôkô Triet para suceder a Roland Yuno Rech. La aceptación de las responsabilidades se acompaña de una ceremonia específica llamada shinsanshiki (ceremonia de ascensión de la montaña) en la que el nuevo abad, revestido con el kolomo rojo, responde a preguntas y ofrece una enseñanza. Esta ceremonia siempre va seguida de una ceremonia de hossenshiki (ceremonia del combate del Dharma) que consagra a un nuevo shusso, en esta caso fue Begoña Kaidô Agiriano, responsable del dojo de Vitoria (España).

El conjunto de estas dos ceremonias estuvo precedido de la ceremonia en la que el antiguo abad se retira. Fue la ocasión para expresar a Roland Yuno Rech nuestro agradecimiento por haber aceptado la delicada tarea de ser el segundo abad de la Gendronnière después del maestro Taisen Deshimaru.

Como de costumbre, estas ceremonias se desarrollaron en presencia del Sokan de Europa, responsable del Centro europeo del budismo Sôtô zen, Jiso Forzani y de un maestro invitado para certificar las ceremonias, el reverendo Shohaku Okumura, a quien hemos tenido el placer de recibir en varias ocasiones, que es el responsable del templo de Sanshinji en Bloomington, Indiana (USA) y antiguo responsable del Centro Zen Internacional de San Francisco.

Reproducimos el teisho (enseñanza) del reverendo Dôkô Triet.


«El espíritu que agota el mundo en las diez direcciones.» Frase comúnmente utilizada en los textos del zen que no es solo una especie de ideal filosófico. Significa ver todas las cosas en una, captar la eternidad en el instante y clarificar el cielo y la tierra en el sí mismo.

Dôgen dice: «La práctica que no agota todas las cosas no es la de los budas.» Agotar el mundo en las diez direcciones

nos reenvía a la práctica, a la Vía, a Buda, a la interdependencia de todas las cosas, al Dharma.

La parte izquierda del ideograma ‘Dharma’ significa agua. La parte derecha, irse, fluir. Dharma, el agua que fluye.

Sobre la tierra el agua fluye de arriba abajo. No es una regla que el hombre haya dictado, es la ley del Universo. Como elagua que fluye en las diez direcciones y que no se queda con nada.

Comprender que a veces una sola gota de agua, libre, poderosa, animada por los cuatro dharmas del bodhisattva, basta para disolver la noche, secar las lágrimas de los niños, apaciguar el corazón de los que sufren, dar ánimo a aquellos que carecen de él.

En el arte japonés, ya sea en la cerámica, en el raku, en la pintura... siempre existe una imperfección, un defecto. Es la belleza de lo incompleto, de lo no formulado. Esta belleza exige de la parte del que contempla la obra un esfuerzo de participación y de imaginación que viene a compensar la insuficiencia objetiva de la obra. Algo debe completar    la    obra    incompleta.    Lo incompleto exige del que observa, del que lo estudia, un esfuerzo de imaginación que da vida y movimiento a la obra.

Lo mismo ocurre con nuestra práctica, con los textos antiguos que estudiamos. Nuestra práctica completa la obra. Ya se trate del kesa, del estudio de los textos antiguos, de zazen, están ahí para permitiros concluir la obra. Después de vosotros, a otros y así hasta el infinito.

Ése es el sentido de la transmisión; transmisión viva; tierra nutricia.

Nuestra práctica no es una creación humana.

El Sutra del loto, a pesar de haber sido redactado por hombres, no es una construcción humana. El Shôbôgenzô, a pesar de haber sido enunciado por la boca del maestro Dôgen, y después trascrito por su discípulo Ejo, no fue escrito por la

mano del hombre. En esto son eternos. Estos textos siguen estando abiertos, se prestan    constantemente    a    nuevos comentarios.

En este sentido se habla de incompleto o de no saciado. Quedarán eternamente abiertos a diferentes interpretaciones, a prolongaciones inesperadas. Con el paso del tiempo esas glosas se acumulan en capas sucesivas como los aluviones de un río. Son textos que viven y crecen con el tiempo;    son    susceptibles    de enriquecimientos, de deformaciones, de transformaciones y, a través de todos estos avatares, conservan un núcleo de identidad esencial, incluso si mutan y mudan la piel, al cabo de los siglos y de los continentes a los que se transportan.

Tenemos la costumbre de apreciar los tiempos antiguos, de hablar de nuestra época como época decadente y degenerada.    Recordemos    las    bellas palabras de Wanshi: «Nadie puede iluminar    tu    suelo    maravillosamente luminoso.» En un momento dado el enunciador se calla para dejar hablar a otro, se calla para que el que sigue pueda hablar; hablar y crecer.

En un momento dado el recitante se calla, así deja lugar para que otro se levante y siga el canto, y así el agua del río sigue fluyendo libremente.

Es el sentido de la relación maestro discípulo.

Por eso se dice que el buda Shakyamuni murió veinte años antes, para que sus discípulos    crecieran.    La    eterna incompletitud es la garantía de la transmisión, de lo que continúa, de la línea de sangre, (ketsumyaku).



... La Gendronnière


SEMINARIO ANUAL DE LA EJECUTIVA EUROPEA DEL BUDISMO SOTO ZEN


Los días 20 y 21 del pasado mes de octubre el templo de la Gendronnière acogió el seminario anual de la Oficina Europea del Budismo Sôtô Zen impartido por T. Griffith Foulk (profesor en Nueva York de religiones asiáticas y coeditor del Soto Zen Text Project en Tokyo). El ponente se dedicó a estudiar el tema de la vacuidad a través de tres textos: el Sutra del Corazón, la Parábola de la casa en llamas(1), extraída del Sutra del Loto y el texto Kankin del Shôbôgenzô del maestro Dôgen.

En el Sutra del Corazón la vacuidad no se aplica solo a los cinco agregados constitutivos de la experiencia humana sino también a los fenómenos y a las cosas (dharma en sánscrito, shiki en japonés): no tienen sustancia propia puesto que son impermanentes e interdependientes. Sin embargo, la lengua que les da un nombre se apoya en la idea de que existen en tanto que entidades separadas. Por ejemplo, cuando llamamos «Loira» a un río, es con la idea de que ese río existe por sí mismo, en tanto que entidad separada. La realidad es muy distinta puesto que el «Loira» no existiría sin la lluvia, sin los océanos, sin el sol, sin la tierra, etc. Al ‘cosificar’ la lengua nos da una falsa representación de la realidad. Muy práctica para organizar la actividad humana y establecer verdades convencionales,    resulta    incapaz    de expresar la verdad última. Desde el punto de vista de la verdad última, todas las declaraciones son falsas puesto que, al nombrar las cosas, les confiero una existencia propia de la que están

desprovistas. Solo desde el punto de vista convencional hay declaraciones justas («un vaso no es una pluma») y otras falsas («un vaso es una pluma»).

La inefabilidad de la verdad última la encontramos en la Parábola de la casa en llamas. Según esta historia(1), ninguna de las enseñanzas de los Tres Vehículos (de los oyentes, de los budas para sí y de los bodhisattvas) es verdad del todo. Son solo medios hábiles que permiten que cada cual entre en la Vía y profundice. Más allá de los Tres Vehículos, de todas las escuelas y de todas las enseñanzas, está el Vehículo Supremo, inefable como lo es la verdad última.

Teniendo en cuenta todo esto, como nos previene Dôgen en el texto Kankin, hemos de leer los sutras absteniéndonos de cosificar lo nombrado por la lengua. Se han de leer a partir de la vacuidad y en un total no apego. Con esa misma intención se han de cantar y ofrecer los méritos inherentes a la recitación.

El seminario se desarrolló en una atmósfera agradable y distendida. Por la claridad y riqueza de su exposición no carente de humor, el profesor Griffith Foulk supo captar la atención y el interés del auditorio.

Gérard Chinrei Pilet

Nota: 1 En cuanto a la historia de esta parábola ver el artículo «Presentación del Sutra del Loto» de Roladn Yuno Rech, Revista Zen, no 94.


  1. EN MEMORIA DE LILIANE SHOGETSU NAJAR


Muchos de vosotros ya sabéis que nuestra querida Liliane falleció el 29 de agosto pasado. Desde principios del verano estaba en una Residencia-hospital en Tours, ciudad en la que vive una de sus hijas. Era la primera vez que no venía al campo de verano desde que el maestro Deshimaru lo instauró en 1973. Puede decirse que al final del campo se invitó, pero bajo otra forma.

Era nuestra memoria, nuestra decana y representaba la absoluta fidelidad a Sensei, cuya misión acompañó desde sus inicios. Le fue tan fiel hasta su último aliento que permanece indisociable de nuestro recuerdo del maestro Deshimaru.

Tenía un carácter sombrío y, al mismo tiempo, la amabilidad de una abuela. Mantuvo siempre con respecto a nuestro maestro un vínculo incondicional, con los arrebatos que ello implica.

Recuerdo que, cuando tomé la decisión de dejar París para instalarme una decena de años en Sevilla y luego en Lisboa, furiosa, me dijo: «¡Traicionas a Sensei!», luego me regaló las preciosas claquetas del dojo de Pernety, caligrafiadas por Sensei. En esta anécdota se dibuja perfectamente el carácter de Liliane.

Durante el último campo de verano, como su salud nos preocupaba mucho, varios discípulos fueron a verla de forma regular. Las noticias que nos traían eran unas veces

alarmantes, otras tranquilizadoras, pero siempre nos transmitían su alegría por ver a aquellos que quería. Una semana antes de morir un antiguo discípulo fue a visitarla. Ella le dijo: «¡Qué dura es la muerte, es negra, es difícil, es oscura», después, levantando la vista hacia la pantalla apagada del televisor, «Me veo ahí dentro, está negro»; luego se giró hacia él y añadió: «Pero voy a encontrar una solución.» Una semana más tarde dijo a su enfermera: «Ya está, ahora ya estoy preparada.» Al día siguiente se marchó.

Ya en la muerte su rostro era de gran belleza, liso, grave, puro y sosegado. El rostro de alguien que no ha escurrido el bulto. Sentimos todos una gran emoción. Al mirarla nos dimos cuenta de que nos dirigimos todos hacia eso.

Éramos una treintena con sus hijas y su nieto y le ofrecimos una bella ceremonia de cremación. Luego Guy Mercier nos invitó a todos a comer en su dojo. El ambiente era muy familiar porque todos los presentes la queríamos, surgían los recuerdos, los contábamos; no era triste sino liviano; solo la leve melancolía de esos momentos especiales en los que la familia se reúne cuando un ser querido ha partido.

Raphaël Dôkô Triet


LILIANE NOS HA DEJADO...


Cuando llegábamos a la Gendronnière íbamos a ver a Liliane a su oficina. Era nuestro primer contacto con la sangha. Liliane conocía a todo el mundo y todo el mundo la conocía. Era la memoria de la sangha. La sangha era su familia.

No siempre fácil, Liliane... como    el dragón que cuida la entrada del templo. Algunos tenían miedo de pasar por la oficina: ¿cómo les recibiría? Los que no eran claros, como ella decía, se inquietaban. Tenía buen ojo. Había cuatrocientas personas y ella veía, al fondo del comedor, a la que no había pasado por la oficina.

No siempre fácil, es cierto, pero un gran corazón... Cuando nos enviaba el correo de la asociación, a menudo ponía de puño y letra una frase amable. Detrás de ella, en la oficina de París, estaba la galería de fotos de difuntos... Sensei, Étienne, Michel, J.-B., Pauline y muchos otros... Hoy su foto está entre ellas.

A Liliana le gustaba la vida, le gustaba la gente, le gustaba la fiesta. Muchos recuerdan veladas memorables del campo de verano en las que nos juntábamos en su oficina: era feliz ante toda aquella energía y toda aquella alegría a su alrededor.

Abierta a todos y, sin embargo, secreta. No sabíamos gran cosa de su vida. Había nacido en Egipto... nos leía el futuro en los posos del café. Sabíamos que tenía dos hijas; no quería decir su edad.

Decía: «¡Soy diplomada en la escuela de párvulos!» Pero le gustaba la filosofía, el

cine, le gustaba leer, aprender, hablar... Le interesaba todo.

Había llegado al principio de la misión del maestro Deshimaru. Aunque por naturaleza era rebelde, tenía una entrega total. Consagró su vida a la misión del maestro; día a día, durante cuarenta años, trabajó sin descanso en la secretaría. Durante el campo de verano la luz de su oficina estaba encendida todos los días hasta medianoche.

Se ocupaba de todo ella sola, hacía ella sola el trabajo que hoy se reparten varias personas y en una época en la que no había aún ordenadores...

No quiso ser godo ni enseñar en el dojo, pero nos ha dado una gran enseñanza sin palabras: durante todos estos años fue para nosotros el ejemplo vivo de la actividad continua y desinteresada al servicio del Dharma.

Su avanzada edad ha marcado el final de su gyoji. Hata el final estuvo con nosotros en la Gendronnière, venía al dojo, hacía zazen en el gaitan.

Se apagó cerca de Tours, no lejos de la Gendronnière, cuando el campo de verano llegaba a su fin... Era el primer campo de verano sin ella, desde hace tantos años... La víspera de su muerte dijo: «Estoy preparada...» Se marchó apacible y discretamente.

Le consagraremos una ceremonia funeraria en el templo de la Gendronnière durante la sesión de invierno, el sábado 29 de diciembre a las 11h de la mañana.

Hosetsu Laure Scemama


EN MEMORIA DE JEAN BABY


El domingo 5 de agosto tuvo lugar en la Gendronnière una ceremonia funeraria por Jean Baby, antiguo discípulo del maestro T. Deshimaru, que nos dejó este año, el 1 de enero a los 90 años. Jean fue el fundador del dojo de Estrasburgo, y también, cofundador, con Nancy Amphoux, de los dojos del Reino Unido en el seno de la Asociación Zen Internacional. Os presentamos el discurso de Chris Seiho Preist, presidente de la IZAUK.

Gracias a Nancy Amphoux llegué al zen pero gracias a Jean he continuado. Lo que más me impresionaba de él es que ya no sentía    necesidad    de    probar    nada. Encarnaba al «hombre de la vía tranquila que ya no lucha para encontrar la verdad ni para cortar con las ilusiones». Pero supongo que no siempre fue así. Está claro que combatió durante toda su vida contra los demonios-de-la-mente, los que nos asaltan de tan diversas maneras. Su enseñanza y su forma de ser se desarrollaron en la confrontación con esos demonios y en las paces que firmó con ellos.

Jean llegó al Reino Unido en 1986 con su compañera Nancy Amphoux. Se instalaron en Bristol, fundaron el dojo zen de Bristol y, más tarde, la IZAUK (International Zen Association United Kingdom).

[...] Cuando enseñaba, Jean nos hablaba a menudo del «demonio del bien», la idea según la cual sabemos lo que es justo y queremos imponer nuestra verdad a los

demás. Pensaba que esa actitud es fuente de sufrimiento para la humanidad y nos animaba a poner en cuestión nuestras rígidas certezas y, al mismo tiempo, a preservar la fe y la confianza. Otro tema que abordaba era el de los peligros de la ambición y, especialmente, el de la ambición espiritual. Nos animaba a dejar brillar la luz de la conciencia, la luz que emerge de zazen, y a ver con claridad los juegos del ego que establecemos en nuestra práctica y en la sangha. Desde su punto de vista, no debíamos pretender ser el primero ni el mejor, sino, al contrario, ser sencillamente bueno.

Su enseñanza debía permitirnos tomar conciencia de nuestros errores e ilusiones, y él lo hacía con suavidad y, a menudo, con benevolente humor. Por su carácter introvertido, Jean mantenía una cierta distancia con nosotros. Si bien no perdía el tiempo en discusiones inútiles, sin embargo, notábamos su calidez y su preocupación por nosotros.

Personalmente me inspiro en él como el ejemplo del que tiene conciencia de sí mismo y una apacible aceptación de las cosas, lo que la práctica del zen puede aportar. Gracias, en parte, a su presencia sencilla y a su manera de ser ha podido desarrollarse el zen en el Reino Unido. Por ese regalo le estamos profundamente agradecidos.

Chris Seiho Preist


• VIDA DE LOS DOJOS

En la rúbrica «Vida de los dojos» os presentaremos, en cada número de Sangha, uno o varios dojos de la Asociación. Desde su fundación hasta la práctica actual, así podremos conocernos mejor con la historia de cada uno de estos lugares que acoge a los practicantes de la Vía. Responsables de dojo ¡Coged la pluma!


El dojo de Montreal: estar lejos y cerca al mismo tiempo


El dojo de Montreal se creó en 1979. Aquel año algunos quebequeses participaron en el campo de verano de Val d’Isère y el maestro Deshimaru les dio un kyosaku y la autorización para abrir un dojo. Un año más tarde Sensei atravesó el Atlántico acompañado de una decena de discípulos y se detuvo en Montreal para inaugurar el dojo, pronunciar una conferencia y dirigir una sesshin. En el mismo lugar, en el centro del Plateau Mont-Royal, barrio francés de Montreal, sigue desarrollándose nuestra práctica.

A lo largo de los años, poco a poco, se ha formado una sangha y la práctica se ha hecho más profunda gracias, sobre todo, a los godos que han venido desde Europa, a veces varios al año, para dirigir sesshines y luego campos de verano que organizamos desde 1985. Al dojo se le bautizó como Mokusho Zen Dojo (dojo de la iluminación silenciosa) por respeto a Étienne Mokusho Zeisler, que se implicó mucho en Québec y que ordenó a la mayoría de monjes y monjas antiguos del dojo, entre los que se cuenta Lise Lambert, la responsable del dojo desde hace dieciséis años. Hoy en día, y desde hace varios años, Raphaël Dôkô Triet es el referente. Viene a dirigir todos los años el campo de verano, a finales de mayo y, muy a menudo, también la sesshin de otoño, en la estación de los colores flameantes de los bosques de Québec. Como la distancia geográfica es una realidad ineludible, otorgamos una gran importancia al hecho de mantener lazos con la AZI y con la Gendronnière. Ayudamos económicamente a los miembros del dojo que han recibido la ordenación de bodhisattva, de monje o de

monja, y que se implican de forma activa en el dojo, a ir y participar en los campos de verano de la Gendronnière o de otros templos de la AZI con becas de formación. Para ello organizamos una «venta callejera en la acera del dojo» para la que les invitamos a traer libros, muebles, objetos de todo tipo que se venden a los transeúntes y a la gente del barrio. Los beneficios son una ayuda para financiar estas becas. Además de ser una ocasión de practicar el fuse, esta actividad ofrece muchas posibilidades de contacto y risas entre nosotros, con los vecinos, con los paseantes y con los compradores.

Además de las nueve sesiones de zazen semanales, la jornada mensual, las cuatro sesshines anuales y el campo de verano, organizamos fines de semana de costura de kesa y «viernes cine», proyecciones siempre precedidas de una buena cena muy amigable para la que cada cual trae algo de comer y de beber. Estas actividades son una ocasión para que los practicantes de la ciudad de Québec, situada a tres horas en coche de Montreal, puedan unirse a nosotros.

Gracias a los lazos que se tejen de una parte y otra del Atlántico desde hace varios decenios, el dojo de Montreal mantiene una práctica fuerte. Así en el mes de octubre pasado vinieron a sentarse en zazen en la sesshin de otoño, treinta y nueve personas, de ellos veinte monjas y monjes y trece bodhisattvas. Razón por la que mantenemos intacto el anhelo de practicar eternamente.

Michel Goshin Ménard y Audrey Kogen Brossard



DOJOS Y GRUPOS: PUESTA A PUNTO DEL PAPEL DEL REFERENTE

La forma en que se ha desarrollado la sangha del maestro Deshimaru es única... Cuando llegó a Europa todo estaba por hacer, no había ningún lugar de práctica. Por eso, cuando un discípulo había hecho alguna sesshin y deseaba seguir practicando al volver a su casa, el maestro Deshimaru le pedía que formara un grupo y que fuera su responsable. ¡Tarea muy difícil cuando se es casi principiante! Dirigir un dojo exige experiencia, fuerte práctica, sabiduría, una gran fe, capacidades... Pero había que apañárselas y aprender según ibas haciendo.

Así se ha desarrollado la misión del maestro Deshimaru. Hoy existen en la AZI más de doscientos lugares de práctica: algunos son antiguos, otros empiezan... Algunos crecen y evolucionan armoniosamente, otros se topan con un avanzar más difícil. Algunos responsables practican con un maestro, van frecuentemente a las sesshines y a la Gendronnière... otros se remiten a sí mismos, sin nexo real con los antiguos de la AZI y no reciben enseñanza ni transmisión de un maestro. Ahora bien, toda persona que vaya a un dojo debe poder recibir la auténtica enseñanza, transmitida de maestro a discípulo.

Los responsables de la AZI son conscientes de este problema y por ello nació el concepto del referente.

El referente no es el maestro de los miembros del dojo, pero tiene su confianza. Se elige, de acuerdo con el Consejo espiritual, entre los enseñantes de la AZI que han recibido la transmisión. Ayuda y aconseja al responsable en la particularmente difícil tarea de transmitir el Dharma.

Incluso si algunas personas pueden elegir al referente como maestro, todos los miembros del dojo pueden establecer una relación maestro discípulo con otro enseñante de su elección.

Cuando el responsable del dojo firma el documento de compromiso, menciona el nombre del referente. Si los miembros del dojo no han podido ponerse de acuerdo en la elección del referente, el Consejo espiritual de la AZI en su conjunto se convierte en el referente del dojo.

El referente procura que la práctica sea auténtica en el dojo o en el grupo; que se mantenga la armonía; que el nexo entre el dojo y la AZI se mantenga vivo; que los objetivos de la Asociación Zen Internacional declarados en sus estatutos se respeten. Puede ayudar a la gestión de eventuales conflictos o dificultades en el interior del grupo.

Ese lazo mantenido vivo con el referente da al responsable legitimidad y autoridad para asumir la responsabilidad de la que la AZI le ha investido.

Taiun Jean-Pierre Faure Responsable de la comisión Interdojos



• Práctica

... estiramientos para la práctica de zazen

En este apartado, Alix Myosei Helme-Guizon propone ejercicios sencillos que ayudan en la práctica de zazen.

Estiramiento del gato después de la siesta para el buen funcionamiento de los hombros y de las caderas.

Este primer ejercicio toma poco tiempo pero exige repetirlo a menudo. En realidad la eficacia máxima de los estiramientos se produce en frío (sin calentamiento previo), en los 4 primeros estiramientos, durante los 14 primeros segundos. Este ejercicio no tomará más que un minuto, pero para obtener el máximo beneficio se ha de hacer todos los días e incluso varias veces al día.

Este ejercicio tiene como finalidad restaurar un funcionamiento mecánico normal de las caderas y de los hombros. En efecto, los músculos que rodean las articulaciones pueden estar, en algunas personas, acortados y excesivamente tensos y, en otras, estirados y muy blandos. Esto lleva consigo un desplazamiento del hueso de la pierna o del brazo en su articulación, lo que limita la amplitud de los movimientos y puede causar dolor. Incluso en caso de artrosis, este ejercicio disminuye los dolores de las caderas y de los hombros.


A cuatro patas, con los hombros en la vertical de las manos y las nalgas en la vertical de las rodillas. Mantenga la nuca estirada durante todo el ejercicio (mirando al suelo). Ponga la pelvis en posición neutra, es decir que la espalda está plana. Para ello empuje el ombligo hacia la columna vertebral de tal forma que se utilicen los abdominales para estabilizar la pelvis. Para la mayoría de la gente esto equivale a arquear menos el torso; pero si usted tiene de continuo la parte baja de la espalda redondeada, tendrá que arquear algo más. Conviene pedir a alguien que observe y corrija la postura al principio. Si le duelen las lumbares, la posición neutra reduce el dolor.

Estirarse hacia atrás en dirección hacia los pies sin mover las manos. La parte baja de la espalda se redondea y se estira ligeramente. No deje que la parte alta de la espalda se redondee en exceso, las orejas permanecen justo encima de los brazos. La parte alta de la espalda también ha de estirarse, dejando que los omóplatos se

deslicen hacia la parte alta de los hombros (pero no hacia los lados). Para un perfecto estiramiento de los brazos, mantenga el interior de los codos hacia delante (= no deje que los brazos se giren durante el ejercicio). La nuca permanece estirada, en particular la base del cráneo, y la mirada en el suelo. Mantenga la postura 15 segundos. Al volver a la postura inicial, tenga cuidado con volver a colocar la pelvis en posición neutra utilizando los abdominales. Repita al menos 4 veces. Vuelva a hacerlo más tarde, a lo largo del día.

Si se presenta dolor, detenga el movimiento justo antes de que el dolor aparezca y mantenga la posición. Si es dolor de hombros, observe si deja usted que los omóplatos suban durante el movimiento y si están al menos 7 cms por encima de la espina dorsal (si los omóplatos se desplazan en exceso hacia los lados, pueden causar dolor).

En caso de disimetría, es decir si una de las nalgas está mucho más alta que la otra en la posición final, coloque la rodilla del lado difícil un poco de lado y recomience el que ejercicio varias veces. Cuando considere que ambos lados están idénticos, vuelva a poner la rodilla en el lugar inicial y retome el ejercicio. Así se equilibra la pelvis presentaba una torsión.


















... LA PRÁCTICA DEL TENZO

En esta nueva rúbrica os proponemos recetas de temporada fáciles de realizar, económicas, que podrán inspirar al tenzo para una jornada de zazen, una comida de sesshin o, simplemente, para hacer en casa.


Primer plato: Verduritas al natural

500gr de zanahorias, 400gr de rábano blanco, rosa o negro, 400gr de manzanas, 1 ramillete de perejil, 1 ramillete de menta, 2 limones

Las zanahorias y los rábanos pueden prepararse la víspera. Lavar, cepillar y filetear finito o rallar grueso. Revolver la verdura cortada con la sal justa (2 cucharaditas). La menta y el perejil también pueden lavarse y cortar los tallos la víspera. Reservar en frío en una caja hermética. Al día siguiente: picar las

hierbas, exprimir los limones y poner el zumo en las manzanas cortadas en láminas. Mezclar    delicadamente    todos    los ingredientes. Podéis añadir un puñado de pipas de girasol tostadas en la sartén o gomasio para rectificar el aderezo, cimentar y añadir un chorrito de aceite. No se necesita vinagreta.

Los corazones de las manzanas y los tallos de las hierbas se pueden emplear para la tisana de la noche.

Las hojas de las zanahorias y de los rábanos se pueden utilizar para una sopa.


2o plato: Mijo con finas hierbas

400 gr de mijo

Medir el volumen de mijo y poner a hervir el doble del volumen en agua. Tostar los granos de mijo en seco en el horno o en la sartén, con cuidado de que no se quemen. Añadir el mijo caliente sobre el agua hirviendo, así se reduce el tiempo de cocción a 30 minutos. Añadir perejil y cebollino lavado y picado, aceitunas negras o champiñones cortados en cubitos. O bien mezclar las aromáticas con un resto de genmai (como amalgama), añadir miso y aceite de oliva, salsa de soja... al gusto.

... Y verduras de la estación

Rehogar 150 gr de cebolla, o de chalota, finamente cortada en un poco de aceite. Añadir 1,8kg de una mezcla de calabaza, zanahoria, patata, hinojo cortados en dados. Cuando empieza a pegarse, añadir un poco de agua, una cucharada de jengibre rallado, nuez moscada, cúrcuma, pimienta, laurel. Dejar cocer al menos 30 minutos.


Postre: Frutas de otoño

2 kg de manzanas, peras, ciruelas, melocotones...

Cortar las frutas en dos, en cuatro o más según el tamaño. Pelar, si es necesario, y quitar el corazón. Cocerlas en el horno (15 min. más o menos a 170o) o en una cazuela con 1 o 2 cm de agua o zumo de manzana. Si la fruta está cocida pero entera, servir tal cual. Si la variedad se deshace o si la cocción ha sido muy larga, hacéis una compota.

¡Qué aproveche!

Sylvain Tairin Gouret



[...] Incluso si comes solo, has de comer con espíritu religioso.

[...] En la vida se ha de encontrar el verdadero sí mismo. Para ello se ha de tomar la comida con un espíritu de práctica, sin que ni un solo día uno deje de pulirse a sí mismo. Hay que progresar. Si no progresas cada día, caes más bajo que la tierra. Si no trabajas todos los días, te vuelves idiota. Debes pulirte todos los días, si no te oxidas.

[...] Dicho de otra manera, se ha de comer para practicar de forma auténtica, no como diversión. Es la «religión del comedor».

Extracto de: Kodo Sawaki, La religión del comedor, Comentarios del Sutra de lsa comidas, traducción de Keiko Yokohama y Antoine Charlot, ilustraciones de Keiko Yokohama, Ed. Mikan. Disponible en la Boutique Zen (en francés).



• Noticias de la sangha

El Centro zen de Lanau

Este otoño la asociación Tenbôrin ha adquirido una propiedad situada en un lugar llamado Lanau, perteneciente al ayuntamiento Neuvéglise, en la región de Cantal, en Auvernia. Construido en los años 60, este antiguo lugar de vacaciones está preparado para recibir al público. Está abierto a todo aquel que quiera practicar la Vía del zen y participar en la creación de un lugar de vida basado en los valores del budismo. Para cualquier información podéis visitar el sitio: www.tenborin.org


Kanshoji festeja su décimo aniversario


Los días 5 y 6 de marzo de 2013, con ocasión del décimo aniversario del monasterio de Kanshoji, Minamizawa Roshi estará con nosotros. Inaugurará el nuevo dojo y presidirá la ceremonia de hossenshiki de Jifu Olivier Pressac.

Kanshoji festeja sus diez años de existencia. El antiguo caserón en el que los jesuitas hacían retiros se ha convertido en un monasterio budista zen en el que practican una quincena de residentes y al que vienen regularmente practicantes experimentados o principiantes. Kanshoji está, sin embargo, en plena transformación. En marzo de 2013 celebraremos la inauguración del nuevo dojo de 200m2, de construcción ecológica, en plena arboleda.

De hecho el dojo estará preparado para el ango de invierno que empezará el 15 de diciembre de 2012 y se terminará el 15 de marzo de 2013. Este ango está abierto a todos los miembros de las diferentes sanghas.

Esperamos que algunos de vosotros vengáis a practicar ango y que muchos de vosotros vengáis para acompañarnos en las celebraciones.


Breves noticias de Ryumon Ji


• El 22 de noviembre Anette Seigyo Beck hizo la ceremonia de Shusso en presencia de Saikawa Roshi. Anette Seigyo enseña costura de kesa en Ryumonji y codirige el dojo de Nuremberg en Alemania.

  1. Un ango, periodo de práctica intensiva, tendrá lugar en el templo desde el 17 de abril al 23 de mayo de 2013. Abierto a los monjes, monjas y bodhisattvas. Inscripciones: info@meditation-zen.org.


Calendario de actividades 2012 – 2013

en el templo de la Gendronnière

• del 27 de diciembre al 1 de enero de 2013 Sesión de invierno dirigida por Raphaël Dôkô Triet

• 15 - 16 - 17 de febrero Sesshin dirigida por Yuzen Hugues Naas

• del 23 de febrero al 3 de marzo : semana Dedos de oro Talleres Dedos de oro: del 23 al 27 Sesshin : 1 - 2 - 3 de marzo dirigida por Mokuhô Guy Mercier

• 15 - 16 - 17 de marzo Sesshin dirigida por Tainan A. Liebmann

• 30 - 31 de marzo -1 de abril Sesshin de Pascua dirigida por Brigitte Seijô Crépon

• del 9 al 14 de abril : semana samu Flores Samu Flores del 9 al 12 Sesshin 13 y 14 de abril dirigida por Katia Koren Robel

• 26 - 27 - 28 de abril Sesshin de Primavera y conmemoración del 31 aniversario de la muerte del Maestro Taisen Deshimaru dirigida por Yuno Roland Rech

• del 5 al 12 de mayo: semana Arte y Salud Talleres Arte y Salud: del 5 al 9 Sesshin : 10 - 11 – 12 dirigida por Mokuho Guy Mercier

• 24 - 25 - 26 de mayo Sesshin dirigida por Reiko E. de Smedt

•31demayo-1-2 dejunio Sesshin dirigida por Hosetsu L. Scemama

  1. del 16 al 23 de junio Semana Ango








ESTANCIAS EN EL TEMPLO DE LA GENDRONNIÈRE

Tomar parte en la vida del templo durante todo el año, en períodos cortos o largos os permite seguir el gyoji que allí se practica cotidianamente en la tradición de nuestra escuela, con zazen, samu y sesshines

Es de desear plantearse estancias de más de quince día de duración en un período de prueba.

El templo de la Gendronnière es un lugar de vida monástica que acoge a las diferentes sanghas y permite vivir la experiencia adquirida en los ango. Es pues un lugar privilegiado en el que uno puede iniciarse y perfeccionarse en el aprendizaje de las diferentes prácticas en el dojo (ceremonias y rituales, recitado de sutras, los sonidos...), pero también en la preparación de la genmai, la práctica de los oryoki, así como en la costura del kesa.

Para informaros sobre las condiciones de las estancias, poneos en contacto con la secretaría de la AZI: 00 33 1 45 89 14 00 o azi-tolbiac@wanadoo.fr.


Sesiones de verano 2013: desde el domingo 30 de junio al domingo 1 de septiembre


1a • del 30de junio al 8 de julio - Katia Kôren Robel 2e • del 11 al 19 julio - Taiun J.-P. Faure 3e • del 22 al 30 julio - Pierre Dôkan Crépon 4e • del 2 al 10 agosto - Raphaël Dôkô Triet

5e • del 13 al 21 agosto - Yuno Roland Rech 6e • del 24/08 al 1 de septiembre - Gérard Chinrei Pilet


Sangha


Noticias de la Asociación Zen Internacional Fundador maestro Taisen Deshimaru

Director de la publicación: Pierre Crépon Idea: Ejecutiva de la AZI. Realización: Brigitte Crépon Traducción al castellano: Begoña Agiriano

Podéis enviar vuestras informaciones a: AZI, Sangha (a la atención de Emmanuel Risacher) - 175, rue de Tolbiac - 75013 París – Francia Tel. : (33) (0)1 53 80 19 19 - Fax : (33) (0)1 53 80 14 33 e-mail : azi-tolbiac@wanadoo.fr - http://www.zen-azi.org © Asociación Zen Internacional, 2010

 
Sangha 30
ZEN MALAGAZEN_MALAGA.html
SEIKYUJISEIKYUJI.html